Aceite de oliva para mejorar el semen

Mayra-Rubio Mayra-Rubio
Bióloga especialista
Actualizado: 28/11/2012

El consumo excesivo de grasas saturadas tiene efectos nocivos para la salud. Un exceso de colesterol en sangre es uno de los principales factores de riesgo de patologías graves y de alta incidencia en la población.

Según estudios recientes en conejos, donde se ha estudiado el efecto de la adición grasas monoinsaturadas en la dieta en estos animales con hipercolesterolemia inducida, se ha comprobado que la adición de aceite de oliva en la alimentación diaria, provoca una mejora en la calidad seminal y espermática, lo que favorece a la preservación de la fertilidad en machos. Este hecho se asocia también en humanos. Veámos cómo.

Tipos de colesterol y mecanismos de acción

En humanos, hay dos tipos de colesterol: LDL, vulgarmente conocido como el colesterol “malo”, que es un lípido de baja densidad y que en exceso puede acumularse en las arterias pudiendo provocar arteriosclerosis y otros daños a nivel cardiovascular y cerebral; y el colesterol HDL, conocido como el colesterol “bueno”, de alta densidad y que en cantidades adecuadas ayuda a la eliminación del LDL del organismo, gracias al hígado y reduciendo las probabilidades de que se produzcan enfermedades cardiovasculares y/o cerebrales.

Aceite de oliva contra la infertilidad masculina

Tal y como sucede en conejos, es recomendable la ingestión por parte del varón de aceite de oliva en su alimentación diaria, ya que se trata de una grasa monoinsaturada (HDL) rica en ácido oleico que, en cantidad abundante, favorece la destrucción y eliminación del colesterol “malo” del torrente sanguíneo tal y como hemos visto antes, reduciendo las probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

Más concretamente y a nivel reproductivo, el acúmulo de colesterol LDL en sangre dificulta la llegada de oxígeno a los testículos, necesario para el proceso de formación de los gametos masculinos, es decir, los espermatozoides, ya que no se completarían todas las fases necesarias para el correcto desarrollo del gameto. Por tanto, este hecho resultaría en la consecución de espermatozoides de escasa calidad y por tanto, en el aumento de las probabilidades de sufrir infertilidad masculina en el hombre.

Como hemos visto, el consumo regular de aceite de oliva (si es virgen mejor), favorece que no esté presente el LDL, lo que garantiza el aporte continuo de oxígeno que posibilita que los espermatozoides se formen adecuadamente y sean de calidad suficiente como para llevar el proceso de fecundación del óvulo a término, preservando de este modo la fertilidad masculina.

Deja un comentario



Tags: , , , , , , , , , , oligospermia